miércoles, 30 de abril de 2008

Bellezas Hammer: Las gemelas Collinson


El terror clasicista que caracterizó a la productora inglesa Hammer, desde su puesta en marcha a finales de la década de los 50 con La maldición de Frankenstein (The curse of Frankenstein, 1957), sufrió un giro al entrar en los años 70, al relajarse la censura, y promovió una serie de películas de terror en las que el erotismo suponía un aliciente más. Los conocidos rostros de los protagonistas que se apropiaban de la pantalla, se vieron ensombrecidos ante el arrollador estreno de las divas del terror. Producciones como The Vampire lovers (1970), Lujuria por un vampiro (Lust for a vampire, 1970), Countess Dracula (1971) o Drácula y las mellizas (Twins of evil, 1971) dan buena fé de ello.


En Drácula y las mellizas, dirigida por John Hough, aparecen por primera y última vez en una producción Hammer las gemelas Collinson, Mary y Madeleine, nacidas en 1952. Estas jóvenes de extraordinaria belleza, nacidas en Malta, se hicieron relativamente populares al aparecer en portada en la revista Playboy, y tras un casting organizado por esta publicación para la Hammer fueron seleccionadas para interpretar el papel de las gemelas llegadas a su hogar inglés tras pasar una temporada en Venecia. Peter Cushing es el tio de las muchachas a la par que un fanático religioso, en ciega cruzada contra los adoradores de Satán, como el conde Karstein, dedicado a la magia negra. El conde resucitará a su antepasado Mircalla y usará a las gemelas para causar estragos entre los habitantes del pueblo.

Muy verdes en cuanto a interpretación, las Collinson necesitaron ser dobladas debido a su acento maltés. Con su rostro angelical, daban la talla en cuanto al rol que interpretaban en el filme, una dualidad de candidez y maldad, y el morbo que provocaban, con algún destape ocasional, cosa de agradecer.


Alrededor de esta película se creó un club de fans, para que vean que el erotismo y fascinación que desprendían estas chicas no cayó en saco roto.



Se da el caso de que esta fue la última película en la que participaron (antes habían aparecido en sólo cinco filmes de corte erótico). Actualmente, Mary es agente teatral en Milán y Madeleine vive en Bournemouth, Inglaterra.