miércoles, 13 de agosto de 2008

The Strange Mr. Gregory


Un mago-hipnotizador, que ensaya la muerte por animación suspendida, se enamora perdidamente de una mujer casada. Al ser rechazado por esta, se propone simular su propia muerte para implicar al marido en el asesinato.


Fundada en 1915 por W. Ray Johnston, la Monogram Pictures (primero llamado Arrow Film Corporation) era una productora especializada en seriales del oeste y y aventuras principalmente. También produjo películas de cierta relevancia, como Jane Eyre o Dillinger. La producción de cine de terror de la Nomogram es la más recordada de todas, con cintas como 'Mysterious Mr. Wong' (1935), 'Mr. Wong Detective' (1938), 'Los ojos misteriosos de Londres' (Dark Eyes of London, 1939) 'El fantasma invisible' (Invisible Ghost, 1945), 'King of the Zombies' (1941), y muchas más, algunas de ellas protagonizadas por Bela Lugosi (Karloff , Chaney Jr, o Carradine también protagonizaron varias).


En 1946 vio la luz la producción "The Strange Mr. Gregory", una serie-B, de bajo presupuesto y metraje escaso (63 minutos). Dirigida por Phil Rosen, el papel principal lo desarrolla Edmund Love, que ya había caracterizado a otros magos en filmes anteriores como "Chandu, the Magician" y "The Spider". Jean Rogers interpreta el papel de la chica.


Quizás lo mejor de esta película menor sea su argumento, que podía haber dado para mucho más que queda en poco por su precaria realización. La historia que en su día seguramente fue original, hoy ofrece poca sorpresa y se ve venir lo que sucede. La ligera puesta en escena, sin potenciar los elementos de intriga, sin ningún alarde técnico ni momento intenso quizás sean los que acaben lastrando el resultado final. ¡Señores de Hoolywood, revisen esta historia para un posible "remake"!.


La presencia de Edmund Love es la que más resalta, claro está, que los magos siempre son fascinantes (aunque este tampoco de trazas de ser uno de los grandes, con sus espectáculos de medio pelo). Un hombre anclado en el pasado con un plan diabólico en mente tras conocer a la chica. Cuando regresa haciéndose pasar por su hermano, a la situación se le podía haber sacado más partido. Sin duda una serie de pasos equivocados del mago (¿el guión se desinfla?) logran que llegemos a uno de esos finales precipitados y poco satisfactorios.


Pese a todo recomiendo el visionado de "The strange Mr. Gregory", y si uno es aficionado a las películas de magos, con más razón.