miércoles, 2 de diciembre de 2009

Adios a Paul Naschy



Salimos del ostracismo al que nos obliga una mala gestión de tiempo, para despedir a un actor, guionista, escritor y director (también productor), en una palabra: creador, que ha dado mucho al cine fantástico de nuestro país, que gracias a él (y a algún otro) ha traspasado fronteras.

Paul Naschy ha muerto el primer día de este mes de diciembre de 2009, a los 75 años, de un cáncer de páncreas que le afligía desde hace meses.
Jacinto Molina Álvarez nació en Madrid en 1934, y tras un periplo deportivo que le convirtió en campeón de halterofilia en nuestro país, y gracias a su físico curtido, debutó en el cine como extra en algunas de las superproducciones norteamericanas que por los años 60 se rodaban en España, de la mano del famoso productor Samuel Bronston (que llegaría a abrir un estudio de producción en la misma capital de España, y que se desinflaría a los pocos años por su mala gestión). Dos de estas producciones en las que participó Paul Naschy: "Rey de Reyes" y "55 días en Pekín". Además, Paul asomó a vehículos italianos del género de aventuras y del oeste. Producciones ínfimas para las sesiones dobles de cine de barrio.
En el género fantástico irrumpió con el personaje que le marcaría y que no abandonaría desde entonces, Waldemar Daninsky en "Las noches del Hombre Lobo" (1968)y que repetiría hasta en once ocasiones más, siendo la más popular de todas ellas "La noche de Walpurgis", versionada para el mercado europeo, con nuestra edición para España más light. Tal fue la popularidad del personaje (y el actor) que Japón se convertiría en escenario de otra aventura del licántropo: "La bestia y la espada mágica" (1983).

Su tremendo éxito le granjeó la oportunidad de dirigir varios filmes, todos ellos infames,y a seguir interpretando personajes terroríficos de toda índole.
Su última película interpretando al Lobo, "Licántropo: el asesino de la luna llena", pretendía ser un homenaje al personaje con una película contenida, de ambiente clásico. Pero quizás, la poca pericia del director y del libreto hacían de este film un ejercicio soporífero hasta decir basta.
"La herencia de Valdemar" (2010) es su última película (junto a "Apóstol" de la que es narrador) no estrenada, que quizás se estrene tras la muerte de su actor principal, aunque visto el panorama está complicada la cosa, y se huele más como un "directo a video". Espero equivocarme.
Mi primer (y último encuentro) con Paul Naschy fue en el Salón de Cómic de Barcelona del año 2008, y én la brevísima conversación que mantuvimos, me habló de sus proyectos, lleno de ilusión. Me dejó una gran impresión, me cayó muy bien, y si antes le admiraba por su trabajo, desde ese día lo admiré aún más por su enorme esfuerzo, en un panorama cinematográfico desolador y complicado, que es de nuestro país. Que su legado no caiga en saco roto, y que se le reconozca su carrera y que se reediten algunas de sus películas. Gracias, Paul.

Nota: la revista Scifi-world ha editado un libro que se presupone completo e interesante, titulado "Paul Naschy, la máscara de Jacinto Molina".

8 comentarios:

Tobías dijo...

Yo lamento su muerte, claro, pero como actor me parecía horrible y como director nulo.

El Abuelito dijo...

Pues a mí no, qué quiere que le diga. Como actor hizo lo que supo, siempre desde la perspectiva del devoto, del creyente absoluto en las claves del género que manejaba. Solo por eso es uno incapaz de enfrentarse a su cine como al de otros. Una especie de Lon Chaney Jr., a quien tanto admiró.
Voluntariamente se encasilló en un tipo de personajes, que son, por encima, los que más amamos... Justo lo que la mayoría de intérpretes rehuyen hacer. Su heterodoxia -a muchos niveles- le asegura un puesto singular en la historia de nuestro cine. O al menos así de bería ser...

Dr. Eric Vornoff dijo...

Cierto. Aunque sus películas no fueran obras maestras ni nada parecido, si que tenían encanto.
Un saludo a ambos.

El Rey Peste dijo...

Adiós a Paul Naschy. Quizá un actor mediocre, tal vez un mal director pero, sobre todo, un hombre lleno de ilusión y valiente, pues quiso dedicar su carrera a un género denostado en este país de Almodovaradas y tragicomedias soporíferas. (Menos mal que eso está cambiando).
Saludos.

El Rey Peste.

Quimerico Inquilino dijo...

Bonito homenaje el que le brindas, compañero. Sólo hacerte una breve puntualización, Naschy intérpreto por última vez a Waldemar Daninsky en "Tomb of the Werewolf", años después de Licántropo.

Un saudete ;)

Dr. Eric Vornoff dijo...

Cierto, Quimérico, es del 2004, pero no la incluí en el saco por ser un film ínfimo, de sexo softcore ,directo a video (nunca estrenado en salas), de solo una hora de duración... Aunque claro, todo esto no es excusa para haberlo olvidado...
¡¡Un saludo!!

Quimerico Inquilino dijo...

Sí, la verdad es que es un producto muy menor. Una lástima. Supongo que Naschy ya no estaría tampoco para muchos trotes.

Saludos

Anónimo dijo...

Pues no estoy deacuerdo. Películas como "El huerto del francés" o "El caminante" son dos grandes películas y están dirigidas por él. Creo que muchas veces se es muy injusto con la calidad de sus películas.